Destruyendo la Civilización, Destruyendo la Naturaleza (Wolfi Landstreicher)

1

Uno de los prejuicios prevalecientes más perjudiciales de nuestros tiempos es la creencia en la Naturaleza como un ser unificado separado de, e incluso opuesto a la Humanidad (también percibida como un ser unificado). En el contexto de esta doctrina, lo que es específicamente humano, lo que es creado por la actividad humana consciente – se denomina Artificial en lugar de Natural.

2

El concepto de Naturaleza (que es el concepto de que todos los seres, cosas, relaciones y actividades no creados por los seres humanos constituyen un todo unificado que contrasta con todas las cosas, seres, relaciones y actividades creadas conscientemente por los seres humanos) es en sí mismo un producto de la actividad humana consciente y, por tanto, artificial.

3

Etimológicamente, la “naturaleza” se refiere simplemente a lo que nace en algo, a lo que es inherente a ello; “artificio” se refiere a algo que se hace a través de la habilidad aplicada conscientemente. Considerado de esta manera, no hay una oposición necesaria (“natural” si así lo desea) entre “naturaleza” y “artificio”, ya que lo que se crea de manera consciente y hábil solo puede ser creado por seres naturales (al menos hasta ahora) con una capacidad innata para aprender a actuar conscientemente y con habilidad.

Esto no significa que todas o incluso la mayoría de las creaciones “artificiales” sean deseables. Así como hay ciertas realidades “naturales” que pueden causarnos daño, también hay muchas realidades “artificiales” que son perjudiciales para nosotros. Además, mientras que los daños “naturales” son generalmente eventos temporales que podemos soportar y superar, las creaciones artificiales que nos causan daños a menudo tienen el propósito de ser permanentes e incluso expansivas. Por lo tanto, la única manera de poner fin a su daño es desmantelarlas o destruirlas. Por ejemplo, las instituciones, las estructuras a gran escala y los sistemas tecnológicos se crean a través de la actividad humana consciente. Forman una red que define y limita las posibilidades de nuestras vidas. Nos dañan social y psicológicamente a través de estas limitaciones que paralizan la imaginación y la capacidad creativa. Nos dañan físicamente al causar o mejorar desastres, enfermedades, pobreza, contaminación, etc. Para superarlos no se requiere resistencia, sino una actividad humana consciente dirigida a la destrucción.

Además, hay aspectos de la realidad en que vivimos que no son ni “naturales” ni “artificiales”, ni innatos ni creados conscientemente. Estoy hablando aquí de la gran variedad de contingencias históricas, sociales y culturales que se desarrollan a partir de la realidad. Interconexión continua y fluida de las relaciones humanas entre ellos y con seres no humanos y cosas. Aunque se desarrollan a partir de la actividad humana, no son creaciones conscientes, sino que reflejan el encuentro del azar y la necesidad de vivir en el mundo. Por esta razón, a menudo reflejan el absurdo del intento de racionalizar institucionalmente el mundo. Pero a menudo también brindan las oportunidades para desafiar esta racionalización institucional. Por lo tanto, para atacar el orden gobernante civilizado, necesitamos ver más allá de la dicotomía “natural”-“artificial” y explorar este ámbito de contingencia histórica, social y cultural para agarrar lo que podamos como armas para nuestra revuelta.

4

La concepción de la naturaleza como una entidad unificada es la base de dos ideologías aparentemente contradictorias, pero de hecho complementarias, que sirven al orden dominante al imponer el control sobre nuestras vidas: la ideología moral que atribuye bondad a lo Natural y maldad a lo Innatural y la ideología metafísica de alienación inherente que ve a la Naturaleza como una fuerza hostil a la Humanidad y su desarrollo, una fuerza que debe ser conquistada y controlada.

La ideología moral se aplica más ampliamente en el ámbito sexual, pero también se ha utilizado contra la experimentación mágica y alquímica, así como cualquier actividad que se considere un desafío al gobierno de Dios (arrogancia). En nuestros tiempos, se usa contra una variedad de actos sexuales y contra el aborto. Las minorías sexuales interesadas en asimilar a menudo intentan probar la naturalidad de su sexualidad (por ejemplo, al afirmar que es genético) en oposición a la antinaturalidad de otras formas de sexualidad (pedofilia, cuya definición se ha ampliado en los últimos años para referirse a la sexualidad la atracción de un adulto por cualquier persona menor de la edad legal de consentimiento(1), y en menor medida la bestialidad, son los principales ejemplos contemporáneos de deseo “antinatural”). Pero ya sea usada contra la arrogancia de supuestos brujos, alquimistas o infieles valientes, o contra actos sexuales o reproductivos específicos, esta Naturaleza moral sirve como una herramienta para mantener la pasión y el deseo bajo control y, por lo tanto, para mantenernos bajo control.

La ideología que ve a la Naturaleza como una fuerza hostil que la Humanidad debe conquistar para satisfacer sus necesidades ocurre en cierta medida dentro de todas las civilizaciones, pero solo parece haberse convertido en la concepción dominante dentro de la civilización occidental en los últimos quinientos o seiscientos años. Su ascenso a la dominación, de hecho se corresponde con el auge del capitalismo y los inicios del industrialismo. Era necesario comenzar a canalizar los esfuerzos creativos humanos en una actividad que explotara al máximo todos los recursos económicos potenciales, naturales y humanos, y esta ideología proporcionaba una justificación para tal desarrollo explotador. Hace uso de enfermedades, tormentas, inundaciones, sequías, terremotos y otras llamadas dificultades naturales y catástrofes para respaldar esta perspectiva y justificar las intervenciones tecnológicas más intrusivas y controladoras. Más que la ideología moral, esta perspectiva es la justificación moderna de la dominación y el control.

5

La civilización es una red de instituciones que nos aliena material y prácticamente de nuestras propias vidas y creatividad y, al mismo tiempo, de la gran cantidad de relaciones con la infinita variedad de seres y cosas que conforman el mundo en el que vivimos. Esta alienación es lo que transforma la variedad de seres y cosas en la unidad de la Naturaleza. Esta unidad refleja la unidad impuesta de la civilización.

6

La superación de la alienación podría, por lo tanto, verse como un proceso de decivilización. Pero ¿qué significa esto? No significa resalvajizasre, volver a lo primitivo, volver a la Naturaleza. Todas estas ideas implican un retorno a una forma de ser que es en realidad un modelo conceptual (lo salvaje, lo primitivo, lo natural) y, por lo tanto, un ideal civilizado. Decivilizar no es un retorno a nada. El flujo de relaciones entre individuos en constante cambio que es existencia fuera de la dicotomía Civilización-Naturaleza nunca es repetible. Por lo tanto, la descivilización debe entenderse y explorarse sin modelos, sin ningún concepto de retorno.

7

Un proceso de decivilización sería, en cambio, un proceso de destrucción y desmantelamiento. De las instituciones y estructuras materiales y sociales, por supuesto. Pero también de las estructuras ideológicas, las falsas unidades conceptuales (los “fantasmas” de Stirner) que canalizan el pensamiento hasta tal punto que la mayoría de nosotros ni siquiera notamos estas cadenas en nuestros pensamientos. La unidad de la Naturaleza, la unidad de la Vida, la unidad de la Tierra son todas construcciones ideológicas civilizadas que garantizan que continuemos viendo nuestra relación con el resto del mundo a través de la lente de la alienación.

8

En este sentido, el deseo de atacar y destruir las instituciones, estructuras y personas que imponen el gobierno del régimen civilizado cobra sentido solo cuando estamos experimentando formas de entender nuestras vidas como propias y encontrando a otros seres como individuos que luchan por crear su propia vid – es decir, cuando prácticamente estamos atacando la estructura ideológica que canaliza nuestros pensamientos y deseos. Esto no significa rechazar toda categorización, sino reconocer sus límites como una herramienta específica. La categorización puede, por ejemplo, ayudarnos a distinguir las plantas venenosas de las comestibles. Pero no puede decirnos la realidad o incluso los aspectos más significativos de otro ser: sus deseos, sus aspiraciones, sus sueños…

9

Al reconocer y encontrar la singularidad de cada ser en cada momento, encontramos la base para determinar cómo llevar a cabo nuestros deseos, para reconocer dónde la complicidad y la reciprocidad son apropiadas, donde el conflicto es inevitable o deseable, donde el encuentro apasionado puede estallar y dónde la indiferencia tiene sentido. Por lo tanto, somos capaces de enfocarnos en lo que necesitamos para realizar el deseo, qué lugar tienen otros seres y cosas y las relaciones que construimos con ellos en este proceso creativo.

10

En términos de atacar a la civilización, esto significa rechazar cualquier concepción monolítica de la misma, sin perder de vista su naturaleza como una red interrelacionada de instituciones y estructuras interdependientes. Estas instituciones y estructuras fundamentales solo pueden existir a través de la alienación de los individuos de sus vidas. Esa alienación es su base. Esta es la razón por la que nunca podemos hacer que estas instituciones y estructuras básicas sean nuestras, y no sirve de nada tratar de comprenderlas como tales. Más bien necesitan ser destruidas, removidas de nuestro camino.

Pero el desarrollo de la civilización ha creado una gran cantidad de subproductos de todo tipo: materiales, herramientas, edificios, espacios de reunión, ideas, habilidades, etc. Si vemos la civilización de manera simplista, como un monolito sólido, entonces solo podemos lamentar nuestra necesidad de continuar usando algunos de estos subproductos mientras soñamos con un futuro lejano en el que viviremos en un paraíso en el que cada rastro de este monolito desaparecerá.

Si, por otro lado, podemos distinguir lo que es esencial para la civilización de sus subproductos y encontrar este último de manera inmediata en términos de nuestras necesidades y deseos (es decir, de una manera descivilizada), se abren nuevas posibilidades para explorar cómo vivir por nuestra cuenta en nuestros términos.

11

Así es como los proscritos, las llamadas “clases peligrosas”, tienden a encontrarse con el mundo. Todo lo que no está arraigado está ahí para crear vida tomándolo. Como anarquistas que reconocen la civilización como la institucionalización de las relaciones de dominación y explotación, también nos encontraremos con estos subproductos en términos de cómo se pueden utilizar para atacar, destruir y desmantelar la civilización.

12

Pero, ¿cómo la idea de relacionarse con cada ser individual en su singularidad afecta la necesidad humana de crear de manera consciente y hábil? Si concebimos las miríadas de relaciones siempre cambiantes que nos rodean como una Naturaleza monolítica que es básicamente hostil hacia nosotros, las técnicas y estructuras que desarrollamos apuntarán a conquistar, controlar y dominar esta fuerza hostil (quizás incluso destruirla). Si, en cambio, nos vemos a nosotros mismos y a todos los seres que nos rodean como individuos únicos en una interacción siempre cambiante entre nosotros, todavía usaríamos la habilidad y el artificio, pero no para conquistar un monolito. En su lugar, los usaríamos para abrir camino a través de una maravillosa danza de relaciones, que destruye las instituciones calcificantes que bloquean esta danza, de una manera que brinde el mayor disfrute a nuestras vidas.

13

Una práctica de este tipo requiere una imaginación vital y activa y un juego decidido.

Por imaginación, me refiero a la capacidad de “ver más allá” de lo que es, ver posibilidades que desafían y atacan la realidad actual en lugar de ampliarla. No estoy hablando aquí de una adhesión a una sola visión utópica -que tendería a crear monstruosidades autoritarias en busca de devotos- sino de una capacidad para la exploración utópica continua sin un destino, sin un objetivo.

Quizás esto es lo que distingue a los anarquistas de otros proscritos. La imaginación ha movido su concepción del disfrute de la vida más allá del mero consumo a la creación lúdica. Ciertamente, las formas en que los proscritos han consumido a menudo históricamente -el despilfarro de todo lo que obtuvieron a través de su ingenio y la audacia de los excesos del banquete y el disfrute inmediato de los lujos- van en contra del valor capitalista de la acumulación, pero todavía equipara la riqueza con las cosas, reflejando la alienación de las relaciones actuales. La imaginación activa y práctica puede mostrarnos la verdadera riqueza que puede surgir de las relaciones libres como actividad creativa.

Por juego resuelto, me refiero a la negativa a comprometerse al asumir una identidad que fije a uno, a la negativa a tomar en serio precisamente aquellas cosas a las que esta sociedad le da importancia, la insistencia en experimentar con la vida en cada momento sin preocuparse por un futuro que no existe. El mundo está lleno de juguetes, juegos y desafíos que pueden aumentar la intensidad de la vida. A menudo están ocultos, enterrados bajo la seriedad institucional o las necesidades de supervivencia impuestas por el orden gobernante. La comprensión insurgente y proscrita de la vida implica romper estas barreras.

14

Entonces, un proceso de descivilización, de liberarnos de las restricciones y obligaciones impuestas por la red de instituciones que llamamos civilización, no es un retorno a nada. No se centra en aprender ciertas habilidades y técnicas o en aplicar ciertas medidas utilitarias. Es más bien una cuestión de rechazar el dominio de lo utilitario, el dominio de la supervivencia sobre la vida, de insistir en salir al mundo para jugar en nuestros propios términos, tomar control de lo que nos da placer y destruir lo que se interpone en nuestro camino.

(1) Originalmente significaba la atracción sexual de un adulto para niños prepúberes.
(Traducción: Enemigo de Toda Sociedad)
Extraído del fanzine: Algún Otro Lugar

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Sardegna Anarchica

Sacche di Resistenza e Lotta di Liberazione Nazionale

The Antagonist//Él Antagonista

@-nihilist and Egoist page with music and other assorted subversive fun stuff.//Página @-nihilista y egoísta con musica,pelis y líos subversivos y divertidos.

prometeoencadenadosite

"La Libertad no puede ser concebida, tiene que ser conquistada" Stirner

viejaloba.wordpress.com/

Manada empática

lamagiadeladiversidad.wordpress.com/

Anécdotas de un mundo sin fronteras

gatxsinsurrectxs

A topnotch WordPress.com site

mariposa que vuela

sobrevivimos a lo rutinario, a los relojes, a las distintas baras de medir; y nos creemos valientes por transitar aquellas cosas y llegar a una determinada meta; pero de repente nos damos cuenta de que somos miedosos a volar, a vivir por fuera de todo aquello. Por eso, si hay veces en que no me animo a volar, que vuelen mis palabras y expresen aquello a lo que no me atrevo.

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

REVUELTA VIOLENTA

Okupando el Lapiz como Arma

Elena

En el final surgió el principio

Night Forest Cell of Radical Poets

Essays, poems and stories for an uncivilised reader

Eco-Revolt

An outlet for eco-insurrection and guerrilla ontology

La fuga silenciosa

¿Quien no es fuga?

Nihilist Okumalar

Bireycilik ve Nihilizme Doğru

Las Lecturas Incòmodas

Boicott Voluntario contra la dominación y la conformidad

Enemigo de Toda Sociedad

(Aportes anárquicos, nihílicos y egoicos para la guerra contra la Sociedad)

Intellectual Vagabond Editions

publisher of egoist, anarchist and subversive literature

Colectiva Antipsiquiatría

Producción periférica de saberes desde psiquiatrizadxs; en pos de la opacidad contra la institución inquisidora y asociados imperiales.

Kalinov Most

Revista Anarquista Internacional

A %d blogueros les gusta esto: