Mi Anarquismo (Armando Diluvi)

Hace un tiempo, en un número de Umanitá Nova[1], hubo un debate entre los camaradas Enzo Martucci y Malatesta. Su tópico era el individualismo. El que está escribiendo esto entiende el anarquismo desde una perspectiva individualista y, por lo tanto, está sobresaltado.

Y declararé de inmediato que ni siquiera estoy de acuerdo con Martucci. Por ejemplo, donde sostiene: “si hay personas que tienen que cooperar con otros para satisfacer sus necesidades, también hay individuos fuertes que son suficientes en sí mismos para la preservación y el desarrollo de su personalidad”. Esto, repito, no lo creo. Creo que, por carácter y temperamento, soy uno de los que trata de ser lo más suficiente posible en mí mismo. Pero no puedo hacer esto. Las necesidades materiales de la vida son tan numerosas que todavía necesito de otros para algunas cosas.

¿Y las necesidades espirituales? ¿Satisfacción intelectual y diversión? ¿Si, por ejemplo, me gustaría hacer el amor con una o más mujeres? ¿Si quiero ir al teatro? ¿Si quiero viajar en un avión? Y luego, cuando pueda hacer cualquiera de estas cosas, ¿qué pasa si no quiero hacerlo solo? ¿Qué queda de mi satisfecho yo?

Para mí, la lógica de mi yo es lo que lo preserva de la preocupación por los demás. Se supone que los particulares y los generales no existen para mí, en el encuentro cercano no me sirven para nada, me sirvo con ellos incluso cuando, en lo esencial, yo les sirvo. O porque mi concepto de esclavitud es tan bajo y vulgar o porque mi instinto de rebelión no tiene la fuerza de aquellos a quienes detesto y me esclavizan.

Sin embargo, no puedo concebir la realización de ningún comunismo anarquista como anhela Malatesta. Si la cosa sigue siendo un deseo y aspiración de que todos los demás lo hagan ya que aún me queda por hacerlo… esto está bien. Y aquí tal vez estemos de acuerdo (yo, individualista… al menos, creo,) y el comunista Malatesta. ¿Pero por qué Malatesta se quejó en un artículo hace un tiempo de que los anarquistas “no estaban lo suficientemente organizados”? Entonces, ¿cómo llegó a escribir en este debate: “Decimos, y lo decimos con dudas, que, en nuestra opinión, un estilo de vida comunista respondería mejor a las necesidades de los individualistas, pero nunca hemos soñado con imponer nuestras ideas sobre otros y aún menos a una forma de vida concreta “? ¿Pero la organización que exiges hacer? ¿Derribar a los gobiernos actuales y futuros y llevar a cabo la expropiación? Esto es lógico, pero el comunismo solo ocurriría a través de “la libre adhesión de los seres humanos”.

Le pregunto, querido Malatesta, si podría considerar la forma comunista anarquista de la sociedad como la mejor… porque sería una sociedad de ángeles en oposición a la sociedad actual de demonios, pero no sé si me satisfaría y no sé si sería práctico. Es cierto, estamos volviendo a clavar un clavo, ¿uno que podría estar oxidado? ¿Y qué pasa si quiero vivir sin producir nada para ti? ¿Y qué pasaría si, por instinto, no quisiera vivir en una sociedad como esa? Es verdad, podría preguntar: “¿y qué haces ahora?” Si me hago fuerte, me rebelaré, y la sociedad me golpeará con… la ley. Pero, ¿con qué me golpeará la sociedad comunista?

¿Pero soy consciente de que he hablado sobre el anarquismo de otras personas y el mío? Entiendo el anarquismo desde el lado de la destrucción. Su lógica aristocrática radica en esto. ¡Destrucción! Aquí está la verdadera belleza del anarquismo. Quiero destruir todo lo que me esclaviza, me debilita y reprime mis deseos y me gustaría pasar por encima de los cadáveres que hago de ellos. Cuando el remordimiento, los escrúpulos, la conciencia existen en mí y me convierten en su esclavo no cristiano, mi espíritu iconoclasta los destruye. Y cuando no los siento, uno ve que no existen en mí. Sí, la negación iconoclasta es la más práctica.

Y cuando te des cuenta de tu sociedad comunista mañana, ¿estarías satisfecho contemplando mi ombligo? Además, no ofrezco una mejor aspiración en la que todos ustedes vendrían con nosotros, oh, las profecías de hoy de la sociedad comunista del mañana.

¿Las masas? ¡Pero entonces, nunca podrán concebir al individuo!

De hecho, lo singular es lo que hace a los grandes secretos, que ni siquiera son concebidos por quienes los disfrutan y explotan, la voluntad singular del individuo es lo que acelera el progreso, el individuo es lo que está surgiendo y prevaleciendo, la gran masa es la mediocridad, basura, alimento para los deseos voraces de gobernadores y políticos. El nihilista solitario es el que derriba a todos los poderosos, el iconoclasta es el que destruye todas las creencias absurdas con su negación. No puede haber nada verdaderamente libre en la reconstrucción. Y es por eso que todo lo que no es libre y destructivo no es anarquista. La filosofía destructiva de Stirner es innegablemente más real que la reconstrucción de Kropotkin, sin importar cuán matemática sea.

(Proletario # 3, 15 de agosto de 1922 – Traducido desde: http://theanarchistlibrary.org/library/armando-diluvi-my-anarchism)

[1] Nueva Humanidad, es un periódico anarquista italiano fundado en 1920 en Milán que continúa hasta el día de hoy. (N.T)

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Mi Anarquismo (Armando Diluvi)

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

La fuga silenciosa

¿Quien no es fuga?

Nihilist Okumalar

Bireycilik ve Nihilizme Doğru

Las Lecturas Incòmodas

Boicott Voluntario contra la dominación y la conformidad

Enemigo de Toda Sociedad

(Aportes anárquicos, individualistas, egoístas, nihilistas, iconoclastas para la guerra de los Únicos)

Intellectual Vagabond Editions

publisher of egoist, anarchist and subversive literature

Colectiva Antipsiquiatría

Producción periférica de saberes desde psiquiatrizadxs; en pos de la opacidad contra la institución inquisidora y asociados imperiales.

Kalinov Most

Revista Anarquista Internacional

Mpalothia

Αντιπληροφόρηση | Antireport

Anti Government

Yes, We can.

Todo por Hacer

Just another WordPress.com site

Publicacion Refractario

Publicación Antiautoritaria contra el Sistema carcelario

¿Eres la noche?

Para perdidos y reinventados

A.L.F Frente de Liberación Animal

Hasta que la última jaula quede vacía

A %d blogueros les gusta esto: