Donde quería estar (Siete meses sin el kompa Santiago Maldonado)

“La noche está llena de estrellas y desde lo bajo se perciben sus singularidades, cada una es una estrella diferente…”

Pasan los meses y ¿Qué podemos hacer? ¿¡Seguir adornando las paredes con frases románticas o aún peor: decorando paredes virtuales con palabras y consignas tan livianas que cualquier soplido las desintegra en el aire!?

A veces prometo mucho y poco hago. Prometí no olvidar pero aún no encuentro la fórmula ideal para no hacerlo. Insistiré con que mi memoria forma parte de mis impulsos y acciones contra lo Establecido pero me cuesta entender porque la muerte (o el encierro) forman parte de esa motivación.

El Lechu, El Brujo, no estaba donde tenía que estar. Estaba donde quería estar. Agudizando el conflicto, expandiendo la revuelta. ¿Y hoy dónde está?

Está en nosotras pero… ¿Está en la conformidad de estas palabras? ¿En la liviandad de la virtualidad? O ¿En el recuerdo de las movilizaciones “pacíficas” de las “masas” perpetuadoras de lo establecido?

Sé que no sos menos y sé que esta guerra necesita de muchxs cómplices. Y  sé que ahí estás: en complicidad contra lo Establecido.

En la multitud se percibió algo diferente. Algo poco común, fuera de lo normal. Aunque, pensándolo detenidamente, siento que solo yo percibí algo distinto en ese momento.

A simple vista no se notaba. O mejor dicho, a la vista del ciudadano modelo la diferencia no era evidente. Pero para nosotras, actrices de este caos, una mirada cómplice es más que suficiente.

Y el sol empezó a caer y ya no había vuelta atrás. El calor del fuego que emanamos se tornaba caliente, demasiado caliente. El juego de querer pasar desapercibidas junto a las “masas” comenzaba a terminar. Y un pensamiento me atravesó fugazmente…

La noche se mostró una vez más cómplice. Y así, como el cielo estrellado que con su inmensidad abraza el cielo nocturno, abrazamos al caos y nos iluminamos.

Y la multitud percibió algo diferente. La noche se fundió en el caos, y las estrellas en nosotras. Otro juego había comenzado.

Siete meses sin el kompa Santiago Maldonado. Siete meses de dolor, odio y frustración. Siete meses en la memoria anárquica de quienes recuerdan siempre avanzando, siempre atacando.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Intellectual Vagabond Editions

publisher of egoist, anarchist and subversive literature

Colectiva Antipsiquiatría

Producción periférica de saberes desde psiquiatrizadxs; en pos de la opacidad contra la institución inquisidora y asociados imperiales.

Kalinov Most

Revista Anarquista Internacional

Mpalothia

Αντιπληροφόρηση | Antireport

Anti Government

Yes, We can.

Todo por Hacer

Just another WordPress.com site

Publicacion Refractario

Publicación Antiautoritaria contra el Sistema carcelario

¿Eres la noche?

Para perdidos y reinventados

A.L.F Frente de Liberación Animal

Hasta que la última jaula quede vacía

Insurrection News

news, counter-information & incitement from the global front lines of anti-capitalist insurrection & social war

filosofiantiautoritaria

Viva la Anarquía! ..

El Rebenke

Alguien tenía que decirlo

A %d blogueros les gusta esto: